Mágica e imponente, así es la Cuesta de El Portezuelo

Turismo 08 de febrero de 2022 Por Redacción Yo Amo Catamarca
Un ícono de nuestra Catamarca
Tapa grande

A solo 18 kilómetros de San Fernando del Valle de Catamarca se encuentra el inicio La Cuesta de El Portezuelo, un camino zigzagueante de una extensión de 20 kilómetros aproximadamente que se convirtió con el paso de los años, y con su importante historia, en un atractivo turístico  por excelencia de nuestra provincia, la misma nace desde la Villa de El Portezuelo, ubicada a tan sólo 650 metros sobre el nivel del mar.

Es un camino de cornisa, que nos lleva hasta los 1680 metros de altura, desde allí se puede obtener bellísimas panorámicas del Valle de Catamarca y de la sierra paralela de Ambato, además de practicar distintas actividades como, caminatas, ciclismo, excursiones en vehículos de todo tipo, aladeltismo y parapente desde uno de los puntos de despegue más alto que tenemos en nuestro país.

Más de 300 curvas hacen de la Cuesta del Portezuelo un lugar único pag 3

Más de 300 curvas hacen de la Cuesta de El Portezuelo un lugar único.

La misma, es una importante obra de ingeniería vial, posee numerosos balcones que permiten al visitante descansar y apreciar la inmensidad del valle, donde además se puede ver desde allí lugares como las colonias productivas de Coneta hacia el sur o por ejemplo el espejo de agua del Dique de Las Pirquitas al Norte, atravesando en su base la Ruta Nacional 38 que nos lleva a lugares como La Merced y Balcozna unos 40 kilómetros  más allá.

La Cuesta de El Portezuelo se considera una importante vía de comunicación de Catamarca y es uno de los caminos que hace la conexión entre la región Centro y la región Este de la provincia, es decir que conecta la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca con localidades de los departamentos de Ancasti, El Alto, La Paz y Santa Rosa.

En el lugar, se destaca la diferente vegetación que muestran ambas laderas de la sierra, donde hacia el oeste se presenta semidesértico con predominio de cardones, molles, algarrobos y la ladera oriental beneficiada por los vientos húmedos que proceden desde el Atlántico, se manifiesta con una selva subtropical de gran frondosidad, con vegetación en pisos o estratos y la presencia de helechos, tipas, alisos y lapachos.

El parapente y la Hosteria Polo Gimenez, una imagen tipica de estos días pag 3

La hostería Polo Giménez, en obra de recuperación por estos días, más los tradicionales parapentes.

Mágica e imponente, así se la ve desde el valle central, impacta con su presencia semejante montaña que deslumbra y que se conoce en todo el mundo por la zamba que inmortalizo “Polo” Giménez, es que en la misma la describe tal como uno la vive cuando dice, desde la Cuesta del Portezuelo mirando abajo parece un sueño, un pueblito allá, otro más allá y un camino largo que baja y se pierde.

La historia que envuelve la cuesta es también digna de contar, se comenzó a construir en 1933 y fue inaugurada en 1939, el diseño y la realización del proyecto estuvo a cargo del ingeniero Roberto Kurtz, responsable del departamento de Obras Públicas de la provincia durante ese período. Primero de tierra en toda su extensión albergo competencias automovilísticas como fueron los Rallys mundiales de la década del 80 y del 90, recorriendo sus más de 300 curvas pilotos como “las Suecas” con su imponente Mercedez Benz o Carlos Reutemann con Fiat 131 Abarth.

Avistajes de condores, otro de los atractivos de la Cuesta del Portezuelo Pag 3

Avistajes de cóndores, otro de los atractivos de la Cuesta de El Portezuelo

Hoy la cuesta tiene en su cima una hostería que fuera entregada en los últimos meses a la Municipalidad de Valle Viejo, la cual comenzará con las refacciones necesarias para su reapertura para convertirse nuevamente en un lugar excepcional para mirar desde sus balcones, en tanto que en la base un emprendimiento privado cuenta con lujos de detalles los pasajes de la zamba donde encontrará la puesta en escena de “un ranchito sombreao de higueras”, “bajo el tala durmiendo un perro” o por ejemplo “el cañizo aquí, el tabaco allá y en la soga cuelgan quesillos de cabra”.

La Cuesta de El Portezuelo desde 2009 es área está protegida por la ley provincial número 5281, que la declaró Patrimonio Cultural de la Provincia de Catamarca.

Te puede interesar