“El CIIC nos impulsa a sentir ganas de mostrarles este otro mundo a los chicos”

Lo afirmó el maestro Manuel Robledo, director de la Escuela N°38 de Las Papas, una localidad inhóspita de Fiambalá, departamento Tinogasta, quien junto con su única alumna egresada de sexto grado, se lleva experiencias inolvidables de la emblemática institución.

Noticias 02/11/2018 Redacción Yo Amo Catamarca Redacción Yo Amo Catamarca
Actividades en el CIIC

Muchos autores y filósofos dieron sus opiniones sobre el concepto de “felicidad”, pero los significaciones que el mundo virtual puede ofrecer distan mucho de las experiencias de vida que se llevan semana a semana los egresados de sexto grado de escuelas públicas de la provincia, quienes tienen la posibilidad de disfrutar de las bondades que ofrece el programa “Jugamos, Aprendemos y Compartimos Nuestras Cosas”, que se despliega en el Centro de Integración e Identidad Ciudadana impulsado por el Gobierno que conduce Lucia Corpacci desde hace ya, cuatro años.      

Y esta semana no es diferente a las demás, pero sí es especial. Esta semana casi 300 egresados llegaron a la emblemática institución, que se encuentra bajo la órbita de la cartera de Desarrollo Social, a cargo de Eduardo Menecier,  el lunes muy temprano desde la Escuela N°352, La Puntilla – Belén para completar con egresados de las escuelas N°226, de la Villa de Capayán, La Escuela N°32 Gral. Juan José Valle de Colonia del Valle, Capayán, la escuela N°238 María de las Nieves Medina de Esquiú de la Carrera, F.M.E., los egresados de la Escuela N°296 Presidente Ramón S. Castillo, de La Chacarita, Capital; la Escuela N°995 Samuel Lafone Quevedo-José Pío Zisneros de Andalgalá, la Escuela N°334 María del Carmen Fuenzalida de Colpes, Pomán, las escuelas tinogasteñas N°10 Dr. Antonio Del Pino de Copacabana, N°183 Clubes Argentinos de Servicios, N°223 Provincia de Misiones de la localidad de Santa Rosa y la Escuela N°13 Nicolás Avellaneda y Tula de Villa San Roque que junto con las escuelas santamarianas N°452 Rufino del Carmen Moreno, de Toro Yaco, la Escuela N°252 de las mojarras, la Escuela N°458 Teófilo Alancay, la Escuela N°219 de El Cajón y la Escuela N°38 Ramón Antonio Sierralta de la inhóspita localidad de Las Papas, Fiambalá, Tinogasta, viven momentos que quedaran guardados en sus retinas y en su corazón, seguramente.

Descubrir que las fronteras de sus paisajes se desdibujan y que detrás de los cerros existe un mundo diferente sorprende a cualquiera. Esta vivencia es compartida por los huéspedes especiales de esta semana, que llegan por primera vez en su vida a la ciudad de Catamarca y al CIIC, como es el caso de los egresados de la Escuela N°219 de El Cajón, Santa María y la única egresada de la Escuela N°38 de las Papas, Fiambalá. “Ellos nunca antes viajaron, y es la primera vez que vienen a la ciudad y tenían un poco de miedo al viaje. Esto es nuevo, algo lindo, porque ellos en el CIIC adquieren experiencias que quizás nuca más en su vida la vuelvan a vivir”, aseguró la seño Adela Aguirre  que acompaña a los 6 egresados de El Cajón, sin olvidarse de mencionar que sus niños estaban sorprendidos por el tamaño y los diferentes niveles de profundidad de la pileta del CIIC.

Mientras que el maestro y director de la Escuela N°38 de las Papas aseguró que “al verles la cara de felicidad también nos alegramos nosotros. El CIIC nos impulsa a sentir ganas de mostrarles este otro mundo a los chicos”, dijo con total seguridad tras recordar que sus 23 alumnos que se educan en poligrados desde el Jardín de infantes y hasta el 3° año de la secundaria. Es la primera vez que Azul, la única egresada de sexto grado de la escuela de Las Papas llega a la ciudad, y por esto pudo conocer dos realidades tan opuestas como diferentes. Su comunidad está conformada por 14 familias y está ubicada en pre-cordillera, al límite con Chile y Antofagasta de a Sierra. “Todo es nuevo para ellos aquí en el CIIC, todo les llama la atención”, comentó en alusión a las nuevas experiencias que vive la egresada en el CIIC, institución que se encuentra a cargo de la Prof. Silvia Sarapura.

 Integración

Las redes sociales y la comunicación digital facilitan el acceso a cualquier parte del mundo, así como conocer los significados de diferentes vocablos, que son cotidianamente utilizados pero que muchas veces carecen de sentido en la práctica. Se dice que con la “integración” se trata de constituir un todo, completar un todo con las partes que faltaban o hacer que alguien o algo pase a formar parte de ese “todo”. Pero este significado adquiere relevancia en las descripciones de las vivencias que esta semana los chicos de CIIC se llevan como experiencia de vida.

El CIIC les abrió muchas nuevas expectativas de vida y cuando se vayan este viernes se llevarán consigo el compartir y las amistades que crearon especialmente con los chicos de Capayán”, aseguró la seño Adela de la escuela de el cajón, Santa María. Asintiendo con la cabeza, el maestro Manuel aseguró que “cuando nos vayamos, me llevo a Las Papas una Azul 100% diferente. Azul se lleva muchos amigos, una posibilidad que en su pueblo no la tiene, y lo más importante es el cambio que experimento en su vida. Pudo brindarse e integrarse con otras personas, porque al principio veía a los chicos y se asustaba. Le va a resultar más fácil comunicarse y se lleva otro punto de vista, porque la gente de la puna cree que son discriminados por el lugar donde viven. La realidad es distinta de lo que ellos piensan, y esa es la información que se transmite de padres a hijos. Pero aquí en el CIIC se trabaja la integración  de manera tal que todos comparten con todos,  creo que llegara el viernes y seguramente el 80% de los chicos se irán del CIIC conociéndose entre sí, y esa es una experiencia que Azul no se va a olvidar”, aseguró feliz el docente, por haber podido abrirle las puertas de un mundo diferente a su alumna, que tras surcar cerca de 50 veces un serpenteante en una travesía de cerca de tres horas de viaje para llegar al primer poblado, fue capaz de dejar su comunidad para conocer un mundo diferente.

Te puede interesar
Lo más visto